Who is it for?

Las estancias están abiertas a cualquier persona mayor de 40 años que se sientan viajeros responsables, amigables, con ganas de aprender una nociones básicas de español comunicativo o de mejorar de forma más avanzada si ya poseen conocimientos, y que quieran saborear nuestra cocina, nuestros vinos, nuestros quesos, ver nuestro arte, conocer nuestra historia, recorrer hasta un tramo del Camino de Santiago, visitar la costa. Y fundamentalmente que quieran participar de forma activa en todas las actividades que para este programa The Good Traveller, Blanca ha organizado: una variedad de experiencias que buscamos cuando somos personas maduras, curiosas, responsables, Blanca y su programa The Good Traveller consigue que disfrutes de una estancia con la calidad y los intereses que deseas.

En el programa incluimos el contacto con la lengua en nuestros “encuentros culturales” de la mañana porque creemos que un conocimiento de una cultura necesita un acercamiento a la lengua de sus habitantes. Hablamos de aprender un poco de español o mejoralo si ya lo conoces, pero de forma comunicativa y divertida.

Cuál es nuestro objetivo con estos “encuentros culturales” de la mañana:

  • Si ya estás estudiando español, que aquí aprendas más, y si desconoces nuestra lengua, obtener algunas nociones mínimas para expresión oral, que a veces son suficientes para que el local vea al viajero de una forma más amigable porque le indica que se ha esforzado por conocerlo, que aprecie aquello que integra la cultura del local.
  • Pero también en los “encuentros culturales” podremos intercambiar información, hablar de las diversas actividades y experiencias que cada día incluye el programa The good Traveller.

Para quien sea posible seguir las explicaciones en español, genial, pero quien tenga un nivel de iniciación total, no debe tener miedo, ya que tanto Blanca como el especialista se adaptarán a tu nivel, además también hablamos inglés y francés. No te sentirás perdido en absoluto

Pero vienes al programa The Good Traveller para obtener una experiencia global, de conjunto, sobre nuestra cultura, sobre nuestra región. Así que la agenda programada pondrá en práctica todos los conocimientos, desde el de la lengua hasta el lúdico, en todos los sentidos.